|

Salón MiEmpresa

19
Ene

10 reglas de oro para optimizar tu inversión en márqueting impreso

Las nuevas tecnologías han elevado el nivel de competitividad que deben alcanzar las empresas para poder llevarse el gran premio: la compra del cliente. El ROI (la diferencia entre lo que invierte una empresa y su retorno económico) se ha convertido en una especie de tótem a adorar en el que todo intenta calcularse para comprobar si está ofreciendo resultados. Lamentablemente, no puede medirse si una inversión en concreto para unas tarjetas corporativas o para un display en un punto de venta ha devuelto el retorno esperado. Pero lo que sí se puede hacer es trabajar para que la partida dedicada a productos impresos de una organización se optimice de tal forma que tenga una influencia positiva en el ROI.

Tanto si te estás planteando arrancar tu startup como si estás preparando acciones de márqueting para tu empresa, a continuación te mostramos 10 reglas que contribuirán sin duda a una optimización de tu inversión en el material impreso:

BÁSICAS

1 – Custodia los archivos de identidad corporativa y de diseño gráfico

Ten siempre en posesión de tu empresa y bien clasificados todos los materiales de diseño gráfico relacionados con tu organización. Si un profesional externo ha diseñado tu logotipo debe enviártelo al menos en formato vectorial para poder ser escalado sin pérdida de calidad. También debe incluir las referencias de los colores de tu imagen corporativa, tanto de tintas planas (por ejemplo Pantone) como de valores CMYK.

No olvides que la impresión tiene sus formatos y sus límites. Imprimir una lona de 3×4 metros con una imagen enviada por Whatsapp dará una calidad pésima. Por otro lado, si todavía no tienes tu identidad corporativa o planeas cambiarla puede ser un buen momento para tener en cuenta que el diseño puede causar un impacto económico en los costes de impresión. Algunas técnicas implican costes mayores en función del número de tintas a imprimir. En otros casos, sencillamente no se puede. Por ejemplo, si tu logotipo tiene degradados, realizar unos bolis marcados mediante tampografía será misión imposible.

Consulta siempre sobre el resultado final de la impresión en relación a los archivos originales a imprimir.

2 – No te guíes sólo por el precio

El precio es un factor muy importante para tomar una decisión de compra pero no puede ser el único. Aunque tu presupuesto sea muy ajustado debes marcarte siempre una calidad mínima. Lo último que quieres es que tu cliente potencial te perciba como un proveedor poco profesional o con recursos limitados. Por ejemplo, si decides imprimir unas tarjetas de visita y el presupuesto es bajo, como mínimo que estén plastificadas por ambas caras. Te durarán mucho más tiempo perfectas y evitarás esa desagradable sensación que es sacar una la tarjeta desecha de la cartera para dársela a un cliente potencial.

Tu impresor puede asesorarte en este sentido, pues en muchas ocasiones un gran salto de calidad implica una pequeña variación en el precio. A veces incluso, por motivos de producción, puede ser hasta más económico.

3 – Quédate con lo mejor de tu impresor

Hay muchas formas de trabajar con un impresor. Desde la imprenta de toda la vida hasta imprentas online como vistaprint.es o saxoprint.es, pasando por modelos mixtos como el de optimprint.com; hay muchas tipologías de imprentas. Todas ellas tienen sus virtudes y sus carencias, y ninguna puede darte todo: atención y consultoría personalizada, tiempos de entrega de 24h o menos, precio, variedad, tecnología de impresión, etc.

Como regla general, para una pyme con una inversión anual en productos impresos de alrededor de 10.000 euros, nuestra recomendación es trabajar mínimo con 2 imprentas y máximo con 4. De esta forma puede tenerse atención personalizada cuando se necesite, precio para imprimir un “sota, caballo, rey”; y urgencia, variedad o mejor calidad cuando sea preciso.

Si puedes trabajar de forma recurrente y con un cierto volumen con una imprenta es muy posible que puedas negociar algún servicio de valor añadido exclusivo o una tarifa personalizada.

AVANZADAS

4 – Verifica y repite patrones

Si estás empezando con tu empresa tienes una necesidad imperiosa de consolidar procesos para ir dando saltos en tu plan de negocio. Si tu organización ya está consolidada, sabes bien que la repetitividad es la mejor garantía de mínimos errores. Por ello, dedica tiempo a definir cómo se aplicará la comunicación impresa de tu empresa en los diferentes formatos de impresión. Por ejemplo, si tu equipo revisa las erratas a conciencia en la primera aplicación de un diseño evitarás un potencial efecto arrastre en caso de error que te evitará pérdida de tiempo y de dinero.

La tasa de errores puede reducirse muy notablemente mediante la verificación inicial y la repetitividad, siempre que sea posible, en los procesos de creación de diferentes aplicaciones.

5 – Prográmalo con antelación

Es una tendencia cada vez mayor en las imprentas cobrar un suplemento por aquellos pedidos de urgencia, ya que suelen implicar una alteración en el proceso de producción. También la logística es más costosa en entregas urgentes que en las estándar. Puede parecer algo secundario a priori, pero lo cierto es que a veces las diferencias de tarifa pueden ser abismales, amén del riesgo de que el impresor diga que no le da tiempo, o del aumento de las posibilidades de que se produzca un error.

Programa tus impresiones con previsión dentro de tu estrategia de márqueting. Ahorrarás y tendrás como mínimo una segunda oportunidad si el resultado no es el esperado. Si se cuela la palabra “caca” en lugar de “vaca” y se envía a imprenta hoy a las 4 de la tarde para un acto para mañana a las 10, en fin, ya sabes el resultado.

6 – No sucumbas a la tentación de lo escalable

Un cambio de dirección o de teléfono puede hacer que tengas que tirar a la basura cientos, algunas veces miles de euros, en material impreso. Existen mil variables que pueden hacer que se acumule en tu almacén dinero invertido que se ha convertido en pérdidas: la variación de referencias de un proveedor que obliga a reimprimir un catálogo, un nuevo logo que fuerza a imprimir nuevo material corporativo, una campaña que no funciona según lo esperado, etc.

Imprimir más cantidad sin que la necesites, porque te sale mejor el precio unitario, no suele ser una buena decisión. Imprime pensando en el corto plazo y en tus necesidades inmediatas. En general, lo que no vayas a usar en 6 meses, máximo un año, no lo imprimas.

7 – Desmárcate

Intenta desmarcarte de lo que hace la mayoría. Hoy en día se puede imprimir sobre prácticamente cualquier material mediante varias técnicas, y con múltiples acabados. Y lo mejor aún, la creciente demanda de tiradas cortas ha puesto al alcance de los presupuestos más modestos estos avances. Por ejemplo, hoy en día es posible realizar unas tarjetas de visita troqueladas por menos de 50€.

Trabaja con materiales, formatos y acabados que faciliten que la imagen o el mensaje de tu empresa sean recordados por encima de los de tu competencia.

PROS

8 – Investiga y copia

Hace 10 años los paneles retroiluminados promocionales de los puntos de venta solían fabricarse utilizando metacrilato, PVC u otros plásticos. Aunque esta forma de fabricación sigue plenamente vigente, muchas empresas han pasado a equipar sus puntos de venta con paneles led con telas impresas que se encajan en marcos de aluminio. En un contexto en el que las promociones pueden durar días o unas pocas semanas se hace imprescindible un producto recambiable con facilidad y a bajo coste. Y estas son las necesidades que cubre este sistema.

Observa qué productos impresos utiliza tu competencia, consulta con tu impresor para analizar qué necesidades puede cubrirte y, si te encaja, cópialo y mejora.

9 – Subcontrata y reutiliza

Si un proveedor de impresión te envía una mercancía y posteriormente tienes que dividirla en varios paquetes para reenviarla de nuevo a tus puntos de venta, te recomendamos que analices los costes y el consumo de tiempo que este proceso le genera a tu empresa. Es posible que delegar todas, o parte de estas tareas a tu proveedor te haga más competitivo. Asimismo, reutiliza cuando puedas. Por ejemplo, si tienes expositores tipo roll up ubicados en varios lugares geográficos, existen múltiples opciones para reutilizarlos a bajo coste. Es posible implementar sistemas cuya gráfica puede ser recambiada por el propio empleado; o contratar un servicio de recogida, cambio de gráfica, devolución y mantenimiento de las estructuras por parte de tu proveedor.

Quizás no te lo hayas planteado que puedes tener a tu alcance soluciones personalizadas. Por ejemplo, si eres un franquiciador. Sin necesidad de que la mercancía pase por tu almacén puedes contratar un servicio de separado y retractilado de folletos por cantidad, con multienvío con los datos de tu empresa como remitente.

Consulta, analiza lo que más te interesa y reutiliza, posiblemente puedas incorporar un proceso que haga un poco más competitiva a tu organización.

10 – Apuesta por el márqueting cross channel

Hemos aprendido que el cliente cada vez más tiene hábitos de compra en los que da saltos del ámbito de Internet al ámbito físico, y al revés. Por ejemplo, puede consultar un producto por Internet para terminar comprándolo en la tienda física, y viceversa. Desde el tradicional ¿de parte de quién vienes? hasta las más avanzadas herramientas nacidas con el proceso de datos, existen múltiples posibilidades a tu alcance para trazar qué caminos han seguido tus clientes. Además puedes incluir incentivos que incrementen la efectividad de tus campañas. El producto impreso ha pasado a jugar un rol fundamental para canalizar dicho cruce entre online y offline. Datos variables, códigos QR, mailing personalizado por segmentos, códigos promocionales, etc.; todos ellos son recursos que se están volviendo imprescindibles para conectar los canales de márqueting.

Favorece que tu cliente pueda seguir su camino hasta comprar tu producto o servicio e incentívalo de forma personalizada para ser más efectivo.

 

Esperamos que esta recopilación de la experiencia que hemos acumulado en nuestro departamento de atención al cliente de Optimprint.com te haya sido útil. Participamos como expositores en la presente edición del Salón MiEmpresa, así que si nos visitas estaremos encantados de atenderte e intentar ayudarte a conseguir el éxito en tu proyecto.

 

[Tweet "Las 10 reglas de oro para optimizar tu inversión en marketing impreso según @OPTIMPRINT @salonmiempresa"]

Dejar una respuesta