|

Salón MiEmpresa

11
Dic

E-mail Marketing: haz que tu mensaje llegue al cliente

A la hora de conocer el impacto de la campaña de una empresa, se ha tomado como referencia el índice de apertura de los e-mails, ya que conseguir altos índices se ha convertido en un problema para los responsables de marketing.

Es un trabajo muy importante que las empresas deben cuidar, ya que si tu e-mail no ha sido abierto, el mensaje no llegará a tus clientes y, por tanto, no comprarán tus productos o servicios.

¿Cómo conseguir mayores resultados?

-Asuntos cortos: El asunto de los e-mails debe ser corto. Lo ideal sería que no superase los 50 caracteres. Debe llamar la atención y contener la información más relevante.

-Evita mensajes engañosos: No debemos reflejar ningún mensaje engañoso. Además debemos tener en cuenta que los destinatarios van a dedicar poco tiempo a leer nuestro mensaje, por lo que los trucos y engaños no ayudarán a que abran nuestro e-mail.  Por tanto, haremos visible la información principal, para que en cuestión de 15 segundos el destinatario capte nuestro mensaje.

-Personaliza el asunto con información relevante: Con estos datos, los lectores apreciarán esa información y confiarán en tu marca.

– Da sensación de urgencia: será más fácil que el destinatario abra nuestro correo si transmitimos esa sensación de urgencia, últimas unidades o fecha límite.

– Incluye el nombre de tu empresa en el asunto: con esta acción damos valor a la relación entre el cliente y nuestra marca, dando cierta confianza.

– Evita que tu e-mail acabe en la bandeja de “spam”: huiremos de las expresiones como “gratis”/ “consíguelo ahora”, típicas de los spams. Si el lector lo recibe de esta manera, rechazará el correo y nunca conseguiremos que lo lea, que es nuestro principal objetivo.

– Elige el nombre y la dirección de email correcta de donde vienen los mensajes: Es importante dar una buena imagen desde el envío del mensaje, enviándolos desde una dirección de correo profesional, y a ser posible que no sea uno genérico tipo “info”. Además, tendrá que aparecer un nombre apropiado de quien envía el correo, ayudando a dar una buena impresión de la marca.

-Prueba distintos horarios para enviar tus correos: deberás probar en qué horarios tus destinatarios son más receptivos a abrir tus correos.  Hoy en día, con la cantidad de dispositivos que utilizamos, como pueden ser los smartphones, cada vez más gente accede a su correo en el momento, esté donde esté. Por esto, los horarios menos convencionales no tienen por qué ser los que den peores resultados en el número de aperturas.

-Comunica con una frecuencia sensata: no podemos atacar de manera vil a nuestros potenciales clientes con correos electrónicos a todas horas. Hacer esto, supone un error y un perjuicio para tu marca. Hay que ser sensatos a la hora de organizar los envíos y disponer una frecuencia de tiempo exacta entre un envío y otro, de manera que no saturemos a nuestros receptores.

-Analiza a tus clientes potenciales: puedes segmentar a los destinatarios y realizar distintas comprobaciones, para ver qué tipo de asuntos, direcciones de correo y horarios funcionan mejor. De esta forma, analizaremos a nuestros potenciales clientes y obtendremos una pista para obtener mejores resultados en los siguientes envíos.

Cada empresa, dispondrá de un tipo de información distinta y, de ésta dependerá la frecuencia o el estilo de nuestros e-mails. Aunque a modo general, podréis ir empezando a realizar un e-mail marketing mucho más fluido y con mejores resultados.

Fuente: managementjournal.net

Dejar una respuesta