|

Salón MiEmpresa

29
Nov

Sesiones de networking…¿Preparados?

La filosofía del networking consiste en ampliar la red de contactos para dar a conocer nuestra empresa o a nosotros mismos, escuchar a los demás y aprender y buscar posibles formas de colaboración, estableciendo relaciones entre personas con intereses profesionales comunes. El post de hoy lo dedicaremos a hablar sobre las claves para ser un buen networker. En Salón MiEmpresa confiamos en la importancia de realizar un networking efectivo para el buen desarrollo de los negocios.

Preparados…

Lo primero que deberemos tener en cuenta es que sólo tenemos una oportunidad para la primera impresión y, por ello, tenemos que esforzarnos para que sea lo más óptima posible. En esta primera impresión pueden influir aspectos tan diversos como la vestimenta elegida para el evento en cuestión o el peinado; tenemos que evaluar con qué tipo de profesionales vamos a compartir el espacio y definir qué imagen queremos dar con nuestro aspecto externo.

Irremediablemente, esta primera impresión será decisiva para nuestra relación que tengamos a medio plazo con esas personas. Una vez puesta en marcha la primera impresión, nos aseguraremos de que llevamos suficientes tarjetas personales o profesionales y que el diseño de éstas sea el adecuado (cerciorándonos de que nuestro contacto está claro, así como el cargo que ocupamos en nuestra empresa).

No debemos asistir a una sesión de networking pensando en intercambiar tarjetas, contar lo maravillosa que es nuestra empresa y que nos compre. Esto es un error muy usual, el networking sirve para escucharse mutuamente y canalizar la información para ver cómo se puede aportar un valor mutuo y colaborar entre ambas empresas.

Listos…

Es en este momento cuando el networker entra en combate y se centra en explotar al máximo sus habilidades para realizar un networking efectivo. Algunas de estas habilidades son:

  • Empatía: En esta habilidad la importancia se centra en escuchar a nuestro interlocutor, de manera que conectemos con él y sepamos qué temas le interesan y por dónde podemos guiar la conversación. La comunicación no verbal tomará bastante peso en esta escucha activa, con nuestras posturas, gestos, movimientos corporales…e incluso el ritmo y tono de voz que utilizamos.
  • Comunicación eficaz: para comunicarnos de una manera eficaz, crearemos un diálogo con nuestro interlocutor, que ayude a encaminar la conversación hacia el aporte de valor para ambos networkers. Utilizaremos preguntas abiertas y, como comentamos anteriormente, no nos centraremos en contar nuestro servicio o producto, sino que escucharemos y contestaremos, siempre encaminando la conversación  hacia el punto de encuentro del valor para ambas empresas.
  • Profesionalidad: Nos mostraremos muy profesionales, puesto que esta primera toma de contacto, puede llevarnos a diferentes recomendaciones en la red de contactos en el futuro.
  • Seguimiento: El interlocutor debe observar que le sigues desde el principio y que estás verdaderamente implicado.
  • Simpatía: En el networking cara a cara, la simpatía cobra gran importancia. Podemos sacar la sonrisa y hacer que la conversación fluya de manera más relajada.
  • Negociadora: Debes sacar tu habilidad negociadora, demostrando que ambas empresas ganan con la negociación, aportando valor no sólo a tu producto, sino también al de tu interlocutor.

Al asistir a eventos de networking, deberemos tomar una actitud proactiva, fomentando el acercamiento con el resto de networkers, sin esperar a que vengan a nosotros.

¡A negociar!

Una vez finalizado el evento, no olvidemos recopilar las tarjetas y realizar una buena gestión de los contactos obtenidos, apuntar dónde y cómo os habéis conocido, de qué manera puede seguir vuestra relación… ¡Tu lista de contactos ya ha crecido, ahora sólo queda saber mantenerlos y aportarles un valor real!

Espero que estos consejos sirvan para vuestras distintas reuniones de networking y ¡no olvidéis ir calentando motores para las sesiones de networking del próximo Salón MiEmpresa!

Dejar una respuesta