|

Salón MiEmpresa

2
Feb

Liderazgo transgresor

Si tuviésemos que definir una de las grandes paradojas que viven las pymes en nuestro país, y que además inspira la cultura con la que se crean la mayoría de los programas de formación de emprendedores, esta sería sin duda alguna, la contradicción que existe entre la afirmación de que la innovación es la principal ventaja competitiva de las empresas hoy, y los valores con los que se gestionan estas, y marcan las pautas de los programas de formación de emprendedores.

¿Innovar?, sí claro, ¿Quién lo niega?, pero ¿Qué significa realmente innovar?

La respuesta es parte del imaginario social: innovar es superar lo establecido, la experiencia, lo que es habitual.

Somos conscientes de la simplificación, innovar es mucho mas, precisamente esta es la contradicción, que sabiendo que es mucho mas, nos quedamos en la superficie: innovar es hacer cosas diferentes.

Limitados por el espacio que aquí tenemos, vamos a resumir lo que entendemos por innovación y por qué defendemos la necesidad de fomentar, estimular y crear un liderazgo que profundice en el concepto.

Innovar es romper. Romper las normas, lo establecido, lo que es habitual, el “aquí siempre se ha hecho así”.

Innovar es centrarse en el futuro, pasando a segundo plano la experiencia del pasado, innovar es afrontar la vida como un desafío permanente, en la que la oportunidad implica forzosamente riesgo, miedo, inseguridad e incertidumbre.

Todo esto implica algo más que “un saber hacer”, asumir la vida como un desafío permanente supone superar los paradigmas limitantes en los que el control, la seguridad y la estabilidad son los valores centrales. Paradigmas que hoy determinan la mayoría de los programas de formación de empresarios y emprendedores.

Asumir la vida como un desafío supone centrarse en el desarrollo de las fuerzas internas del ser humano, tomar conciencia de que una parte que nos define como tales, es el alma, junto a las emociones. Asumir la vida como un desafío significa preguntarse antes del ¿cómo lo hago?, el ¿para qué hago esto?

Todo esto no son palabras bonitas, suponen un cambio revolucionario en la forma como entendemos hoy la empresa y sus objetivos focales. Supone sobre todo cambiar nuestro concepto de éxito y especialmente entender que en este se integran,  no solo la consecución de los objetivos económicos, sino también el valor que como empresa aportamos a la sociedad (¿estamos contribuyendo a un mundo mejor con nuestras aportaciones’) y, especialmente, como hacemos que las personas que de una forma u otra (empleados, proveedores y clientes) se relacionan con nosotros, sean mejores gracias a esta relación.

Esto es innovar hoy, que supera con mucho el “hacer”, para pasar a una dimensión del “ser.

Tanto es así, tanto es el cambio, que “o eres… o desapareces”.

Y este es el tema central que vamos a exponer en nuestra conferencia LIDERAZGO TRANSGRESOR que desarrollamos en el Salón Mi Empresa el próximo día 17.

Esperamos tener la oportunidad de saludarle.

Por: José Luis Briones y Liliana Rey 

Dejar una respuesta