|

Salón MiEmpresa

3
Feb

El impacto de la morosidad en las pymes

Uno de los mayores problemas a los que puede enfrentarse una empresa es la morosidad. Entre los años 2007 y 2012, el tejido empresarial de las pymes disminuyó en más de 60.000 empresas a causa de la morosidad, con el consecuente cese de actividad de 600.000 empleados.

Aunque parece que la morosidad tiene una pequeña tendencia a la baja frente a años anteriores, el índice de morosidad empresarial sigue siendo muy alto y, lo más triste, es que lo vemos con la mayor naturalidad y es un término muy aceptado entre la sociedad.

La morosidad no es igual en todas las empresas, ya que existen determinados factores que contribuyen a frenar o aumentar los perjuicios en  cada uno de los casos. Cuanto menor es el tamaño de la empresa, más se resiente por culpa de los impagados.

Entre los factores que más influyen en la morosidad de las empresas encontramos la dimensión de la empresa, los tipos de interés, el mercado y la actividad comercial o el margen de beneficios aportado por los productos o servicios comercializados.

Los problemas de cobro y morosidad pueden traer grandes quebraderos a compañías grandes y bien capitalizadas, pero ¿cuál es el impacto en las pymes y autónomos?

closed2

Al hablar de morosidad, el tamaño importa. El impago causa menor impacto en las grandes empresas gracias, en parte, a la mayor diversificación de sus riesgos y a la disposición de mayores recursos financieros. Sin embargo, para las pequeñas y medianas empresas, un solo impago de una factura puede suponer el cierre de la compañía o, como mínimo, entrar en una situación de crisis.

De la misma forma, el coste por el retraso en el cobro de facturas aumentará si los tipos de interés son más altos y disminuirá si éstos son más bajos.

Por otro lado, influye el margen de beneficios que aportan los productos impagados a cada empresa. Claramente, el impago supondrá una pérdida en los beneficios del negocio, unos ingresos con los que el propietario contaría a la hora de formalizar la venta. Si hablamos de una empresa que tiene capacidad de fabricación, venta y distribución de los productos o servicios, hablaríamos de un “incobrable”.  Es evidente que cuanto mayor sea el margen de beneficios comparado al precio de venta, menor será la repercusión en la empresa afectada. Si el margen comercial es muy reducido, el beneficio real sería mínimo comparado con la inversión total y tendría que realizar bastantes acciones extraordinarias para superar esta pérdida.

Para hablar de los perjuicios causados por la morosidad, habrá que tener en cuenta, además, la situación del mercado en el que se desarrolla la actividad. Si la empresa es capaz de realizar operaciones con otros clientes, podrá solventar las deudas con estas nuevas cifras, sin embargo, si el mercado no facilita la realización de estas operaciones, la empresa no reducirá el impacto causado por el retraso de los pagos y volveremos a la situación de crisis de la que hablábamos anteriormente, un “arma letal” para las pymes.

Dado el gran impacto de la morosidad en pymes y autónomos, el  V Salón MiEmpresa ha contemplado esta temática dentro de su programa de ponencias, para que expertos de reconocido prestigio puedan asesorar sobre diferentes situaciones de crisis para las empresas. Si tu empresa tiene pendientes deudas de clientes o proveedores, podrás encontrarás distintas empresas con plataformas destinadas a amortiguar la morosidad en las pymes.

Empresas como Deudae, Informa D&B y CESCE, compartirán con todos los visitantes su know-how y dispondrán de un espacio dentro de la zona de expositores del Salón, para ofrecer todas las ventajas a su alcance para reducir en lo posible la morosidad en los pequeños negocios.

Reduce el impacto de la morosidad en tu empresa en el próximo #SME2014

Dejar una respuesta